Frotes

 (Playa El Yaque,  diez de julio de 2010. Las gotas de lluvia resuenan en el toldo y lo permean. Tenemos frío, el frío que sólo se puede tener en una playa del Caribe cuando se va el sol y están mojados, tú, tu bikini y tu toalla)

Esto es antes de que llegue Dilia con sus manos.

Cesa el aguacero, entra ella de repente, se sienta en el borde de la silla de extensión, sus manos directo a mis pies, con la vieja pero siempre efectiva contraseña de los vendedores experimentados: “Sin compromiso”.  Te hago un masaje sin compromiso, le oigo decir.

Sin darme cuenta, mis pies ya son presas de sus manos mulatas y cartageneras, de su aceite cremoso. Primero el izquierdo, suelto como una medusa, relajado como un cocotero. 

Me rindo ante Dilia y le doy mi extremidades inferiores.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Inclasificable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s