El trance de los grillos

El sonido de los grillos. Extraño el sonido de los grillos en las noches de mi niñez en Colinas de Bello Monte.
Anoche los escuché en la relajación. Silbidos que entraban al salón desde el jardín de esa casa vieja de Los Palos Grandes que hemos convertido en un templo de yoga.
Desde pequeña me he imaginado a los grillos haciendo un coro, en una tertulia, con ese ruidito que parece trino. Indiscutible influencia de las películas de Disney, a qué negarlo. Pero la Real Academia de la Lengua me desmiente. Dice el DRAE: “El macho, cuando está tranquilo, sacude y roza con tal fuerza los élitros (las alas anteriores, me entero después), que produce un sonido agudo y monótono”.
Tiene sentido, por eso extraño ese sonido: el grillo, de tan quieto, está en trance, en otra dimensión. Añoro esa tranquilidad : los días de mis siete, de mis ocho, de mis diez, en los que podía quedarme horas –la tarde entera– con mis amigos en el portal del edificio de la avenida Caroní, y en las calles aledañas, sin que mi mamá temiera por mi seguridad. Escuchar a los grillos es recordarme rodando, todo mi cuerpo un rodillo, cerrito abajo. Mirarme las uñas sucias, dormir con mis dedos esas plantitas de hojitas mínimas –¿cómo se llaman?, ¿dormideras?– que se cierran apenas las rozas.
Entonces caía la tarde y llegaban los grillos con su trance colectivo: era la hora de subir a casa, ya iba a llegar mi mamá del trabajo en su volkswagen blanco. “¿Cómo estás, mi pedacito de carne?”. Así me iba a saludar

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Inclasificable

6 Respuestas a “El trance de los grillos

  1. Thais

    QUE DIAS FELICES, AQUELLOS EN COLINAS!

  2. Chapellina

    Me da nostalgia tu escrito. El sonido de los grillos me recuerda a los días en el campo.

  3. Johana

    Sabes que? yo tambien extrañaba ese ruido, pero despues descubri que el silencio se le parecia asi que ya no me hace falta y no me lleno de nostalgia.

  4. Johana

    Sabes que? Yo tambien extrañaba ese ruido, pero despues descubri que el silencio se le parecia y ya no me hace falta.

  5. Sandrita,

    Ahora mismo estoy escuchando las chicharras. Las escucho por primera vez en mucho tiempo. Qué bella eres amiga. Admiro y amo muchas cosas de tí y especialmente esa capacidad que tienes para convertir en magia lo cotidiano.

    Un beso,

    Moremó

  6. Eliz

    Hola amiga, como estas?? no sabes cuanta nostalgia me da leer tu articulo. De niña vivi en colinas de bello monte y recuerdo esos sonidos de los grillos. Hace años vivo afuera y todavia, mucho mas frecuente de lo comun, recierdo el sonido de los grillos de mi niñez…. como quisiera haberlos grabado, como los extraño!!! gracias, porque pensaba que era la unica!!

    p.s. no sabes por casualidad algun lugar en internet donde pueda bajar estos sonidos??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s