Estampas del metro (I)

Está sentado, porque no es hora pico, porque son las diez. Lee Últimas Noticias, corre la vista entre deportes y sucesos. De repente, de entre las hojas, cae sobre su bluyín ajado un volante, mayúsculas negras sobre el papel blanco. Es la publicidad de un tiradero de Caracas. HOTEL ANISTON. JACUZZI. PRECIOS SOLIDARIOS. CALLE DE LOS HOTELES, alcanzo a leer. El hombre mira a los lados, aguarda un instante. Lo dobla en cuatro y lo guarda en el bolsillo del pantalón.

///

En el andén, al pie de las escaleras, la madre con las niñas, una más grande, de cuatro o cinco, mayor que la otra apenas por unos años. Vestidos iguales, franelas iguales, zapatos iguales.

–¿Qué dice ahí?–pregunta la mujer a la más grande, apuntando con el dedo a ese letrero, mientras la pequeña mira.

–Sa…–responde.

–Sa..

–Sa-li…–prosigue.

— …

— …–calla la hija.

–Salida

–Sa-li-da–termina repitiendo la niña, derrotada.

El traqueteo del tren en dirección a Palo Verde que las trajo aquí se oye ya lejano, y se va la brisa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lo que veo en la calle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s